Exposición de dibujos de Unamuno, de la Red Itiner de la Comunidad de Madrid. Visitas guiadas

Hasta el 11 de Mayo, en el Centro Cultural Tamara Rojo. De lunes a viernes de 17.00 a 21.00 horas.

red itinerexpo unamunoLa Sala de exposiciones del Centro Cultural Tamara Rojo alberga hasta el próximo 11 de Mayo la exposición “Miguel de Unamuno. Dibujos”, de la Red Itiner de la Comunidad de Madrid. Una muestra que nos da a conocer una faceta más de este escritor que mantuvo una relación constante con el dibujo a lo largo de su vida.

Gracias a nuestros voluntarios, si estás interesado en visitar esta exposición, ponte en contacto con nosotros en el Centro Cultural y organizamos un grupo para hacer una visita guiada, con explicaciones sobre la muestra, entre el lunes y el jueves por la tarde.

Prueba de ello son los más de dos centenares de dibujos que se conservan en su archivo, a los que habría que sumar aquellos que entregó a sus amigos, muchas veces retratos que incluso llegaron a ser publicados. Se trata de unos documentos conocidos pero probablemente no valorados en su justa medida, aquella que debe tener en cuenta no tanto su calidad artística como su significado, su empleo para intentar conocer plenamente al personaje. Para esta exposición se han seleccionado más de un centenar de los dibujos conservados en su archivo.

expo unamuno1En ellos aborda diversas temáticas que van desde la esfera más íntima y personal, con numerosos dibujos de los miembros de su familia o de algunos de sus recuerdos de infancia, hasta escenas agrícolas, pasando por el retrato, la naturaleza, los animales, la caricatura o los motivos arquitectónicos y religiosos.

El dibujo para Unamuno era una herramienta de observación y plasmación que utiliza en la práctica como un cuaderno de notas visual. Precisamente él mismo definía uno de sus dibujos, y esa afirmación podría extenderse al conjunto de su producción, como: «Una nota gráfica sacada directamente de la realidad».

De los dibujos que han llegado hasta nosotros y que se conservan en la Casa-Museo Unamuno de la Universidad de Salamanca, se ha realizado una amplia selección que recoge esta singular faceta del escritor, que cultivó a lo largo de toda su vida, vinculándola, en ocasiones, a su producción literaria.

Unamuno dibujó aquello que le era más cercano, lo que puede notarse en la presencia de su familia y de él mismo, pues no son pocos los autorretratos que podemos ver, y junto a ellos aparecen los rostros de sus hijos y su esposa, una de las pocas mujeres que representó.

expo unamuno2En esa misma línea nos encontramos con el mundo animal, que está muy presente en sus dibujos, y que en su mayor parte se corresponde con aquellos animales con los que tuvo contacto más directo en el campo salmantino y señaladamente en la finca Traguntía, a la cual pertenece una de las pocas series de dibujos que se conservan. Allí aparecen perros, vacas, toros y caballos dibujados de cuerpo entero, de perfil o por partes, junto a algunos insectos. Más rara es la presencia de animales más exóticos como el dromedario, posiblemente ligado a sus estancias en Canarias, o el mono, tampoco demasiado extraño. Finalmente, entre los animales hay que hacer notar la omnipresencia de la rana desde todas las perspectivas imaginables, un anfibio de lo más común que en Salamanca tiene un significado especial y a la que Unamuno se refirió en algunos de sus textos.

A juzgar por el número de dibujos que tenemos, el tema que más le interesó a Unamuno fue el de la figura humana. Son muchos los retratos de hombres que podemos ver, buena parte de ellos de perfil, preferencia manifiesta de nuestro autor, aunque también son cuantiosos los realizados de cuerpo entero. Curiosamente son pocas las ocasiones en las que don Miguel nos informa del nombre de la persona representada, no sabemos si no lo hacía porque era algo que no importaba o porque eran personas perfectamente reconocibles. Los retratos no tiene todos el mismo nivel de detalle, y se nota el esfuerzo realizado con algunos, en los que aparecen pormenorizadas las características físicas del modelo, llegando a señalar bajo el dibujo alguna característica física que no se ve en el mismo, mientras que otros son simples rasguños, esbozos que recogen lo esencial de esa persona, y hay también algunas caricaturas.

De especial interés son los escasos dibujos dedicados a la temática religiosa, que si bien no destacan por su volumen, lo hacen por el detalle y cuidado que pone en la cara de Jesucristo o la carga simbólica de las representaciones de la cruz.

La arquitectura fue también objeto de interés para la pluma de Unamuno, no tanto las vistas generales de calles o edificios, como algunos de los detalles de ornamentación que pudieran tener. Aquí la presencia de Salamanca es abrumadora, pues Unamuno copia detalles de muchos de sus edificios más característicos: el ángel de las Úrsulas, los relieves de la puerta de la biblioteca universitaria o los escudos de la Universidad.

La exposición se cierra repasando algunos de los demás temas que aparecen en los dibujos de Miguel de Unamuno, algunas curiosidades científicas e incluso una tabla de gimnasia, muestra de la diversidad de intereses del filósofo, que casi nunca utilizó esta cualidad y afición suya para completar sus propias obras, excepto en unos pocos casos con los que finaliza la muestra.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*